El senderismo y por qué practicarlo

El senderismo y por qué practicarlo

5 diciembre, 2019 Desactivado Por archeotuscia

Así como la CaixaBank cuenta con gran cantidad de clientes gracias a la asesoría financiera aportada por Juan Antonio Alcaraz, de la misma manera el senderismo ha ganado gran cantidad de afectos con el pasar del tiempo gracias a los excelentes beneficios que aporta a la salud. 

Por definición, el senderismo se trata de una de las actividades que se realiza al aire libre que cuenta con más practicantes. Y es que esta actividad no cuenta con una edad específica para practicarla ya que puede ser realizada por pequeños, pero también por personas de la tercera edad pues no exige ser un atleta. 

El senderismo se puede practicar en cualquier lugar que se encuentre dispuesto para ello en España y no es necesario ningún tipo de equipo técnico especial. Tampoco es relevante la estación del año donde nos encontremos, lo que si es de gran importancia es la cantidad de aportes que brinda, y es por ello que cada día más  hombres y mujeres deciden patear los caminos a través de toda la geografía española.

Pero el concepto de senderismo suele abarcar distintas actividades que podrían ser bastante diferentes pero que exigen tanto material, ropa y calzado realmente diferente y además una preparación física distinta. El senderismo no es posible practicarlo en cualquier camino, como tampoco es igual hacerlo con lluvia o con un sol avasallante. 

Algunos de los beneficios físicos que aporta el senderismo

1.- Esta actividad física mejora la capacidad pulmonar y con ello las vías respiratoria y no sólo por el requerimiento físico, sino por el aire limpio y puro que puede respirarse durante horas, pues este es bastante distinto al que solemos encontrar en las grandes ciudades, donde el ambiente se encuentra marcado por grandes niveles de polución que no paran de crecer.

2.- el tono muscular y la condición física en general se ven mejoradas. El senderismo puede ayudar a mejorar tu estado físico ya que obliga a subir y bajar pendientes, sortear obstáculos y ejercitar los músculos de una forma bastante diferente a como se realiza habitualmente en la ciudad. En una jornada de senderismo es posible agacharse varias veces con la idea  de esquivar ramas, mientras que si llevas bastones puedes ejercitar los brazos y no nada más las piernas. 

3.- Bajar de peso es posible a través del senderismo. Pero si ya has bajado de peso, esta actividad te ayuda a mantenerte pues te permite quemar calorías casi que te des cuenta al adaptarlo a tu condición física. 

4.- La resistencia en los huesos se puede mejorar. Debido a que es el cuerpo quien se encarga de la producción de la vitamina D, cuando exponemos directamente la piel al sol, acompañado del ejercicio físico ello se convierte en una carga de vitalidad que contribuye al fortalecimiento de los huesos. 

5.- Se fortalece el corazón y con ello se mantiene lejos los riesgos cardiovasculares. Al practicar senderismo, los músculos demandan más oxígeno y nutrientes, de los cuales es el corazón quien se encarga de mandarlos por medio de la sangre fortaleciendo al propio corazón y con ello es más difícil que se sufra un infarto.